22/9/12

Las fotografías de Ángel Hernández



El fotógrafo y diseñador Ángel Hernández era vecino mío en la Habana. Hace más de treinta años coincidimos en el taller de artes visuales Eduardo Abela (actualmente Taller de Manero, en homenaje a su fundador, el poco recordado y talentoso muralista Heriberto Manero). Por aquel entonces Ángel Hernández se dedicaba obsesivamente a la pintura. Su destreza en el manejo del oficio y su sensibilidad para captar la plasticidad de las formas, eran, en mi opinión, extraordinarias, como podía advertirse en sus docenas de abstracciones y en sus lienzos de naturalezas muertas.




Esa vigorosa plasticidad hoy puede apreciarse en sus fotografías, que transmiten un mundo existencial y tal vez un sentido de alienación no muy frecuente en el arte contemporáneo. Son fotografías que me hacen recordar a la pintura de Hooper o las novelas de Carson McCullers.


Por desgracia, su trabajo es apenas conocido y yo diría que Hernández es un artista que todavía está por descubrirse. Personalmente debo agradecerle por su diseño del logo de ArtExperience:NYC, por la realización de la portada del primer número y por concebir toda la estructura gráfica de la revista. 



21/9/12

El entusiasmo y lo descolorido.



Si no ocurre ningún colosal imprevisto, sólo nos queda esperar que el próximo mandato de Barack Obama no sea tan gris como sus primeros cuatro años de gobierno. La propaganda demócrata insiste en que el logro fundamental del actual presidente consistió en contener una inminente catástrofe  económica. Es un argumento que permite justificar casi cualquier cosa. Anoche mismo, por ejemplo, en su comparecencia ante Univisión, Obama acudió a este subterfugio a la hora de explicar su incumplimiento de una promesa sobre las reformas migratorias.

 ¿En qué quedaron los “cambios”, tan fervientemente prometidos en su anterior campaña electoral? No por gusto los demócratas evitan recordarnos la palabra Change, al igual que dejan discretamente a un lado aquello de Yes, we can y Hope. Los aportes de la administración Obama pudieran enumerarse muy sucintamente. 
1 La retirada del ejército norteamericano de Iraq (algo que muy probablemente habría ocurrido de todas maneras y que coincidió con un aumento de la presencia militar en Afganistán). 

2 La reforma en la salud, que fue una legislación largamente peleada, a pesar de resultar bastante meliflua y de dejar sin resolver las numerosísimas quejas de los norteamericanos sobre el sistema de salud en los Estados Unidos. 

3 El rescate de la industria automovilística, que impidió la pérdida de más de un millón de empleos. 
Sin embargo, el problema del desempleo sigue siendo acuciante, tan grave como hace cuatro años, y coincide con el deterioro de la calidad en muchos servicios. Obama posiblemente evitó un colapso económico a escala mundial, pero no hay muchos indicios que permitan hablar de una recuperación. En todo caso la  recuperación ocurre de un modo tan lento, que la crisis se ha convertido en algo más bien estable y amenaza con prolongarse de manera indefinida.

4 Finalmente, la captura y muerte de Bin Laden, con el consiguiente debilitamiento de Al Qaeda. Esto fue una punta de iceberg en un enfrentamiento al terrorismo llevado a cabo por la administración anterior.  Ninguno de esos aciertos podrían verse como “cambios”. En muchos sentidos fueron logros timoratos.  No solo han aumentado la decepción hacia el proceso electoral norteamericano; sino que también alimentaron el escepticismo de los votantes hacia las gestiones del gobierno y hacia sus representantes en el Congreso y el Senado.

Aun así, la segunda administración de Obama debiera acogerse con entusiasmo. Al menos no se impondrá el candidato republicano, que es todavía más gris, y que no parece prometer nada en concreto, salvo un incondicional respaldo a los sectores más pudientes de la sociedad norteamericana. La campaña electoral de Mitt Romney ha sido esencialmente torpe e improvisada, con sucesivas meteduras de pata que solo dejan ver a un magnate desconectado de la realidad e incompetente para el cargo al que aspira. El triunfo de Obama tiene fundamentalmente el mérito de librarnos de su oponente republicano. Y esto no es poca cosa, por descolorida que pudiera ser su futura estancia en la Casa Blanca. 

19/9/12

Cambios en el website.



Durante los últimos tres meses apenas he encontrado un segundo para sentarme y escribir algo en mi blog. La mayor parte del tiempo que he tenido disponible lo he invertido en actualizar el website de la revista digital ArtExperience:NYC. Hemos hecho numerosísimos cambios y el sitio todavía se encuentra en una fase de remodelación. Espero que pronto pueda verse su versión definitiva.
Aquí les dejo un enlace a este proyecto en el que he invertido un poco más de dos años, y que tanto debo agradecer a la amistad, el entusiasmo y la generosidad de no pocas personas. Pronto pondremos un dossier dedicado a la fotografía. Aquí les anticipo la portada del pdf. 


Para visitar el website ir a: https://www.artexperiencenyc.com/





La versión en castellano, todavía con traduciones por agregarse, se puede ver en: