19/12/11

Perdóname por lo que no he hecho

dec19_hfcollection.jpg




Por medio de e-flux recibo información sobre una próxima muestra del artista norteamericano Otto Berchen (1967), que se celebrará en Maastricht, Holanda.  Las palabras Forgive me for what I have not done están tomadas de un tatuaje en la piel de un recluso puertorriqueño, que literalmente dice, en español, “Perdóname madre por lo que he hecho”.  La adaptación que hace Berchen, cambiando el texto al negativo, le confiere un sentido más político -aludiendo a quienes no son capaces de asumir un compromiso con el presente- o un carácter más existencial, quizás comparable a aquellos versos tardíos de Rilke :

Oh, nostalgia de los lugares que no fueron
lo suficientemente amados en la hora pasajera,
Cómo querría darles desde lejos
El gesto olvidado, la acción suplementaria




La imagen me hizo recordar inmediatamente la obra del artista conceptual japonés On Kawara.  También pensé en una instalación que vi la semana pasada en la Claire Oliver Gallery. Allí, el artista británico Matthew Sleeth montó la maqueta de una Freeway contemporánea. 

El trabajo se titula The rise and fall of Western Civilization (and other obvious metaphors) [El ascenso y caída de la civilización occidental (y otras obvias metáforas)]. Es una especie de actualización del pop, llevado a la miniatura (una práctica que igualmente puede apreciarse en las creaciones recientes del artista coreano Do Ho Suh), en la que se advierte la estridencia de la publicidad actual y donde aparecen también esas pantallas a gran escala que transmiten videos con anuncios. Sleeth vuelve sobre la ancestral -y obvia- metáfora del camino como destino. En este caso, la carretera que habrá de atravesarse aceleradamente, en automóvil y que parece apuntar a la fugacidad de la vida contemporánea. En su Freeway, los letreros de  las vallas publicitarias y las luces de neón poseen, como en la obra de Berchen, una connotación marcadamente política. En el primero de los billboards, se lee una ecuación: la felicidad es igual a la expectación dividida entre los logros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario