2/10/11

Ocuppy Wall Street


Hace unos pocos días, un supuesto agente de la bolsa, posteriormente tildado de parlanchín, fue contactado por la cadena de televisión británica BBC. Los breves minutos que duró la entrevista lo convirtieron en una celebridad mundial. Ante las cámaras Alessio Rastani lanzó afirmaciones tan contundentes como: "A la mayoría de los especuladores no nos importa mucho cómo se va a arreglar la economía o como se va a arreglar toda la situación. Nuestro trabajo consiste en hacer dinero. Personalmente he estado soñando con esto durante tres años. Debo confesar que cada noche me voy a la cama y sueño con otra recesión, sueño con otro momento como este".  Y terminó con un “los gobiernos no dirigen el mundo, Goldman Sach dirige el mundo”.  Difícilmente pueda encontrarse una frase tan fulminante para señalar los límites de las democracias occidentales. Sin embargo las palabras de Rastani también contenían simplificaciones: La bolsa no es del todo indiferente ante una crisis mundial que ahoga al mercado y que engendra no sólo numerosas inestabilidades sociales y políticas, sino también en la propia bolsa. Por otra parte, los gobiernos, por mucho que no dirijan el mundo, poseen la capacidad de establecer regulaciones que obstaculicen la posibilidad de una recesión económica  o atenúen el poder desmedido de los grupos financieros. Que esas interdicciones no se hayan implementado o hasta se hayan derogado es otro problema que evidencia el influjo del capital sobre las instituciones estatales.

La nueva ola de protestas en las democracias occidentales difiere de las  que acontecen en las naciones árabes. Estas últimas están dirigidas, ante todo, contra gobiernos dictatoriales y casi siempre dinásticos. En Europa y ahora en los Estados Unidos, los manifestantes  se enfrentan primeramente contra las instituciones bancarias. Es decir, contra ese poder por encima del estado que, según afirmó Rastani, gobierna el mundo. 


Durante el mes de septiembre se ha asistido, sin todavía alcanzar la difusión mediática que merece, a convocatorias de protestas frente a Wall Street. Es un movimiento creciente. Lo iniciaron nueve personas y ahora, al cabo tres semanas, cuenta con miles de seguidores, además de inspirar a movimientos similares en otras ciudades norteamericanas.  Ayer, 1 de octubre, hubo más de setecientos arrestos en un congestionado Brooklyn Bridge.  Cada día que transcurre el movimiento parece crecer de manera exponencial, hasta hacerse de un espacio mediático e incluso de una fuerza que pudiera alcanzar una representatividad política.  


Como era de esperar, Occupy Wall Street ha despertado el entusiasmo de los críticos más acérrimos del capitalismo norteamericano, como Michael Moore,  Noam Chomsky, KeithOlbermann ; pero también de la actriz Susan Sarandon y  los simpatizantes de Denis Kucinich,  del republicano Ron Paul y del independentista Nader (estos últimos traman una alianza política) han comenzado a colgar videos en los que presentan a estos candidatos como simpatizantes del movimiento .

Una vez más han sido sobre todo las redes sociales los espacios desde donde se divulgan y organizan las protestas: Twitter, Facebook, Youtube, los blogs y la propia página web de Occupy Wall Street.  Las grandes cadenas de televisión norteamericanas, ABC, CNN, NBC, Fox y CBS parecen mantener un comportamiento bastante discreto, a pesar de que sus centros de operación se encuentran en el corazón de Manhattan.  El presidente Barack Obama no ha pronunciado aún ni una palabra, mientras el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, si bien no ha sido del todo explícito, ha dado a entender que podría hacer abortar las protestas. La gente tiene derecho a protestar - dijo en una entrevista radial, que fue también fue transmitida por un canal de televisión- pero también las demás personas tienen derecho a caminar por las calles sin ser molestadas” y además ha comenzado a hacer declaraciones que tienen a redimir alos bancos de su papel en la crisis.

Continuará

1 comentario:

  1. Desde hace algun tiempo he estado pensando que america no esta excepta del caos y considero que no hay que ser genio para verlo venir. Esta llegando de apoquitos. Cuando los bolsillos se rompen el estomago grita y el pensamiento y las acciones son impredecible...vivir para ver!

    ResponderEliminar