4/1/11

T’ang Boogie (un filme experimental de T’ang Haywen)


La obra del artista chino T’ang Haywen se ha divulgado sobre todo a partir de su muerte, ocurrida en 1991, si bien su trabajo no ha alcanzado aún el reconocimiento que merece.  En las tintas de T’ang parecen confluir la pintura tradicional china, en lo que posee de práctica intuitiva, y la fuerza emotiva del expresionismo abstracto. Usualmente fueron los artistas europeos y estadounidenses los que se interesaron en los rasgos formales de la pintura Zen y taoísta, adaptándolos a sus búsquedas expresivas. T’ang Haywen es un caso opuesto. Sus obras, frecuentemente de pequeño formato, incorporan procedimientos de la abstracción de su tiempo a la pintura tradicional de su país. De este modo, las vertientes contemporáneas complementan y enriquecen el acervo del pasado. El resultado es una pintura de un poderoso impacto gráfico, donde puede advertirse una sensibilidad distinta a la de los creadores abstractos occidentales. Pinceladas trazadas con serenidad, sugiriendo un paisaje que en ocasiones parece ser un signo o un ideograma. Al mismo tiempo, formas abstractas en las que se explora el accidente, el chorreado de las tintas, el trazo espontáneo y las transparencias.



En el filme experimental T’ang Boogie, realizado en 1973, se incluyeron 24 imágenes distintas por cada segundo. Las tintas de T’ang se deslizan con una celeridad sorprendente, como formas que debieran ser captadas de un modo casi inconsciente, hasta que un súbito corte viene a interrumpir la vertiginosa secuencia. Un momento de calma, como el final de un viaje, un hallazgo de un notable vigor expresivo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario