27/3/10

La pintura y la imaginación material.

_


I
René Huyghe, en un par de libros (Diálogo con lo visible, Los poderes de la imagen), escribió -por desgracia, muy brevemente- sobre cómo en la pintura, al igual que en las imágenes poéticas, pueden encontrarse evidencias de lo que Bachelard denominó imaginación material.

II
Van Gogh sería un pintor del fuego. Habría que reparar en la predilección de Van Gogh por las escenas de crepúsculos y días soleados, su gusto por los colores cálidos, las pinceladas ondulantes (como si se tratase de los movimientos de las llamas) y muy expresivas. En El árbol de las moras (1889), por ejemplo, el follaje parece una fogata. Van Gogh imagina un árbol incandescente, flameante, como un fuego campestre agitado por el viento. Delante de El árbol de las moras, convendría recordar una frase de Novalis (citada por Bachelard)¨El árbol no es otra cosa que una llama floreciente¨. En los motivos que aparecen en la obra de Van Gogh –poco importa si se trata de girasoles, trigales o lámparas que iluminan los recintos- predominan las visiones del fuego.



Incluso en lienzos donde los colores cálidos quedan relegados a algunas áreas, de todas maneras conservan un énfasis notable. En este Autorretrato, donde la mayor parte de la superficie está cubierta de azules y grises, las numerosas espirales ofrecen el efecto de un incendio. El autorretrato se vuelve profundamente psicológico. La mirada refulge, como iluminada por las brasas.



III
Poussin es un pintor de la tierra. Lienzos de paisajes rurales, de vistas panorámicas donde las laderas o las montañas prevalecen sobre los personajes que participan en la escena. Los árboles en la pintura de Poussin –en contraste, por ejemplo, con El árbol de las moras de Van Gogh- parecen ser poco más que una prolongación de los suelos o las grutas.



Las figuras de Poussin tienen la apariencia de estar petrificadas, detenidas en el instante, como si súbitamente se transformasen estatuas.



IV


Los paisajes de Whistler, en los que frecuentemente el pintor procuraba insistir en las cualidades sinestésicas que compartían la pintura y la música, están unificados por armonías de grises. Escenas de nieblas, de días lluviosos, de nocturnos o de amaneceres otoñales. Whistler pinta aguas adormecidas, aguas tranquilas. Sus paisajes son fluidos, sin contornos precisos, como si las imágenes estuviesen diluidas en lo acuático.


V
En la pintura de René Magritte hay numerosos ejemplos de visiones del vuelo, de figuras que se transmutan en nubes, o en prolongaciones del cielo. En Castillo de los Pirineos la piedra no sólo parece volar; sino también ascender, volverse leve. El aire es la sustancia que anima las imágenes oníricas de Magritte, su mundo tan convincentemente irreal.


En las próximas entradas me gustaría comentar cómo un mismo motivo iconográfico puede ser representado de maneras muy distintas, si se mira desde la perspectiva de la imaginación material.

5 comentarios:

  1. Imaginacion material?...me suena un tanto contradictorio. Pero nunca he visto la pintura del tal modo. No niego que sea interesante. Pero no se si sea esto saludable para el expectador enserarlo en un concepto tan preconcebido y pierda este el encanto de ua experiencia unica y personal con la obra sin interferencias.

    Osea que me atreveria decirr que en el caso del pintor Gustavo Acosta pudieramos decir seria el "viento" el "aire" o la lluvia y en el caso de Pollock sus pinturas podrian muy bien ser el mundo microscopico oc cosmico? Personalmente me siento incomodo y prejuiciado al mismo tiempo al practicar este tipo de ejercicion. Pero lo tendre en cuenta.

    Esto finalmente comprueba que nuesta percepcion sobre el mundo es tiene como unico origen nuestros condicinaminetos y por lo tanto nuestra percepcion sule ser muy limitada. No somos capaces de ver la cosas sin ponerle etiquetas y ver las cosas tal y como son. Los artista siempre tratamos inconscientemente de encapsular la realidad y esta no se puede atrapar porque pues dejaria de serlo inmediatamente.

    Saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Anonimo,
    muy interesante su comentario. Yo no habia advertido que "imaginacion material" es un termino un poco contradictorio. Tambien estoy de acuerdo en que habria evitar encasillamientos (en mi texto he incurrido en ellos). Una dificultad que yo encuentro en los libros de Bachelard es la de como apartarse de ese tipo de distinciones que entre poetas del aire, el fuego,etc. Bachelard lo resolvio -hasta cierto punto- mediante el comentario de imagenes poeticas especificas y el estudio de determinados motivos poeticos.

    Creo que si se intentara aplicar estas teorias a las artes visuales, habria que operar de una manera similar.

    Tambien habria que cuidarse de reducir una obra de arte solo a la idea de la "imaginacion material". Una imagen artistica, como muy bien afirmas, es mucho mas.
    La ventaja que le encuentro a este tipo de analisis es que permite una vision inusual de las obras de arte. Por decirlo asi, ayudan a disfrutarlas un poco mas y a entender mas sobre uno mismo. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante seleccion Ernesto. Un abrazo, -G

    ResponderEliminar
  4. Nemesis me parecio contundente, un acto necesario como muchos otros para calar en la conciencia de los que ocupan posiciones de poder y se aprovechan de ello! y en especial este post sobre la imaginacion material en el arte es maravilloso! a mi Hopper por ejemplo me parece que pinta la agnoranza sacudida por el viento, y como que personifica la luz! gracias y felicidades por el cumpleagnos del blog! enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el articulo, muy bueno el primer comentario.

    ResponderEliminar