22/2/10

Fredric Jameson. Las relaciones internacionales en la literatura mundial (Vi).


Hay un sugestivo paralelo político aquí que yo tomaré por su naturaleza estructural, si no por sus contenidos. Es la disyunción entre los ámbitos de la política doméstica y la internacional, que casi nunca son homólogos o isomorficos; sino que tienden a mantenerse en un radio invertido uno con respecto al otro. Pienso que en este país estamos familiarizados con la situación en la que la política doméstica de una administración dada podría ser simplemente progresista, mientras que la política internacional es precisamente lo contrario y podría ser caracterizada como represiva. Pero lo opuesto es también cierto y hemos sido históricamente capaces de observar un régimen reaccionario con una política internacional progresista. Yo pienso –y mi otro ejemplo era en realidad North Carolina, donde hasta las pasadas elecciones presidenciales uno podía votar demócrata como su política doméstica y luego votar como republicano por la presidencia, en otro boleto separado. Yo creo que esto ocurre porque en la identidad personal, como también en el mundo exterior, estas dos dimensiones, la subjetiva y existencial y las relaciones objetivas con otras colectividades –como opuestas a las individuales- en la actualidad se desencuentran como aviones diferentes en espacios diferentes, aunque uno pueda imaginar mundos o momentos históricos en los que éste no sea el caso. Así ocurre también, yo creo, con la política internacional de la literatura, por decirlo así, como opuesta a la doméstica.

Parte VII (final)

No hay comentarios:

Publicar un comentario