29/1/10

Consuelo Castañeda y los secretos de Fointanebleau

xxxxxxxx

I
En un par de comentarios, la artista cubana Consuelo Castañeda dejó enlaces a obras suyas que están muy relacionadas con los temas a los que dediqué los posts. Le estoy muy agradecido por estas contribuciones que hasta cierto punto funcionan como updates a dichas entradas. Aquí comentaré una de esas piezas.

II
Si se le compara con el resto de las obras que incluí en Tema y variaciones, en la imagen de Castañeda hay dos rasgos bastante llamativos. El primero es la reproducción de sólo un fragmento de la pintura Gabrielle de Estrees y una de sus hermanas (1600). El segundo, el añadido de algunas palabras. La artista cubana acentuó el lenguaje de las manos. Un diálogo erótico, de roces, anticipaciones y delicadezas, en el que los tanteos del placer no están desprovistos de sentidos ocultos. El diálogo sensual es también semántico y no puede dejar de inscribirse dentro de una relación de poder: el lenguaje de las manos pertenece al dominio de la seducción.

En Los secretos de Fointanebleau, Castañeda no se propuso descifrar dicho lenguaje (tal y como lo haría, por ejemplo, un estudio iconográfico); sino aprovecharlo para producir una ficción donde las poses sirven para caracterizar a los personajes. O, cuando menos, para indicar la posición que ocupan dentro de la relación de cortejo. Una de las mujeres (asociada al par semántico miedo/razón) se comporta como seducida: tentada por la posibilidad del goce, se aproxima con cautela (y presumiblemente con exaltación). Del otro lado, la figura seductora, más frívola tal vez, que ejerce su rol dominante desde la promesa de un placer enigmático. Sus palabras: éxtasis/trampa.

2 comentarios:

  1. No existe nada nuevo. Hay quien tiene mucho talento para poner varios ingredientes junto y aparentar algo nuevo. Donde esta lo nuevo?

    ResponderEliminar