10/12/09

Las composiciones ambientales de Jung Hee Choi.

xxxxxxxx

Un siglo después de los primeros experimentos de Kandinsky, el arte abstracto no sólo fue –tal vez junto al surrealismo- una de las pocas corrientes artísticas que logró subsistir a las sucesivas negaciones y radicalismos vanguardistas, sino que –todavía hoy- conserva una admirable vitalidad. En la actualidad parece incluso asistirse a una amplia renovación de las tendencias no-figurativas. Hasta podría decirse que el lenguaje universal de la abstracción se ajusta perfectamente a la creciente desintegración de los nacionalismos dentro del panorama de una cultura cada vez más híbrida y global.

El vigor del arte abstracto actual se debe, entre otras cosas, a la superación de las búsquedas formalistas y objetuales que -desde Mondrian y Malevich hasta el Constructivismo- encerraron a la abstracción en un lenguaje autorreferencial, purista y altamente especializado. La abstracción contemporánea, ya sin el carácter trascendental que tuvo en sus inicios, se ha expandido hacia otros espacios que no son sólo los del diseño gráfico e industrial. Las vertientes no-figurativas se han diluido en prácticas tan diversas como las instalaciones, el video art y los comics, al tiempo que se han enriquecido con la emergencia de nuevas tecnologías -como las imágenes digitales y la programación computarizada-, han incorporado materiales efímeros y han suscitado la aparición de técnicas experimentales y altamente individualizadas. La propia definición de arte abstracto se ha vuelto difusa ante la diversidad de propuestas que van mucho más allá de los límites de la pintura y la escultura tradicionales.

La joven coreana Jung Hee Choi, es uno de esos artistas contemporáneos que incursiona en la abstracción desde procedimientos no convencionales. Los trabajos de Hee Choi consisten en dibujos con grafito realizados sobre una superficie en negro. Pero, como la imagen precisa de una peculiar iluminación para que los trazos puedan apreciarse, la artista transforma la representación en una pantalla sobre la que proyecta un vídeo. Así, sobre la imagen abstracta –que es sólo un componente de la pieza- se superpone un filme que consiste en tomas de humo de incienso (de acuerdo con Hee Choi, el humo de incienso “hace visible los sutiles movimientos del aire en el espacio”). Se produce entonces la sensación de estar ante formas que, al ser percibidas desde efectos lumínicos cambiantes, cuesta trabajo aprehender y se desdibujan continuamente.

Las abstracciones, por lo demás, están acompañadas de una banda sonora que es igualmente experimental. Hee Choi ha llamado Composiciones ambientales a estas obras. La combinación de vídeo, dibujo y banda sonora, se propaga en el espacio y transmite un profundo sentido de espiritualidad.

2 comentarios:

  1. Los procedimientos empleados en esta obra no sera convencionales pero me temo que los resultados si los son. Realmente la tecnica empleada no me lleva a una conclusion meritoria. Me resulta monotono de color y la composicion muy poco definida…o sea que el resultado final no propone nada que haya visto antes que inspire verlo una proxima vez. No se? Me quede atras con estos artista, confiezo no tener sensiblidad disponible que armonice o coincida con las sutilezas de Jung Hee Choi.

    Me gustan mas las fotos de Hubbel's telescope

    ResponderEliminar