23/11/09

La lechera de Vermeer

xxxxxxxx


El Metropolitan Museum of Art ha dedicado toda una exposición a La lechera, el conocido lienzo de Vermeer de Delf, que ha llegado en préstamo desde el Rijksmuseum.

El cuadro se exhibe junto a varias pinturas de Vermeer -las que conserva el Metropolitan- y otros cuadros de algunos artistas del momento. En la sala se muestran grabados de la época y pinturas de interiores del siglo XVII holandés. Además hay vasijas de arcilla, similares a las que representó Vermeer en La lechera. Pero parecería como si el resto de las obras sólo estuviesen destinadas a hacer resaltar la exclusividad del cuadro traído desde Ámsterdam. La pintura posee tal vigor cromático que, por contraste, hace lucir apagados y oscuros a los demás lienzos, incluidas las telas del propio Vermeer.

Sobre La lechera –al igual que sobre la más bien reducida obra de Vermeer- se ha escrito mucho. Se ha hecho notar la beatitud del rostro de la mujer, de una humildad tal vez dichosa, como si la labor doméstica y cotidiana fuese también un ejercicio espiritual. La expresión del rostro impregna la escena de una inusitada religiosidad. Como es sabido, Vermeer se las ingenió para sugerir un sentido de tridimensionalidad mediante el contraste entre el amarillo del vestido y las tonalidades de la pared. Las sombras del amarillo opuestas a las luces que se proyectan al fondo e, inversamente, el color se que hace más radiante en el hombro izquierdo de la mujer sobresale contra los tonos más bajos que le sirven de fondo.

El cuadro de Vermeer es de un realismo excesivo. Y sin embargo, nada me parece más ajeno a los lienzos del pintor holandés que una pintura fotorrealista. Quizás porque ésta última no aspira tanto a imitar la realidad como a remedar los efectos despersonalizados y mecánicos de una imagen fotográfica. Aunque pueda existir algún virtuosismo en el acto de copiar una vidriera con todos sus reflejos y destellos, el fotorrealismo tiende a anular cualquier rasgo de subjetividad. La individualidad del pintor persigue diluirse u ocultarse en el acto de imitar al lente de la cámara fotográfica.

En el lienzo Vermeer la copia de la realidad está mediada por una subjetividad mesurada sin ser necesariamente del todo racional. Lo que emociona en la pintura de Vermeer no es tanto lo visible como el hecho de que la imagen desdobla el acto mismo de mirar. La individualidad de Vermeer consiste en su destreza para trasladar al lienzo la ecuanimidad de observar con detenimiento, como si se tratase de una meditación o de una intensa atención hacia el ahora. En Vermeer una diminuta pincelada parece colocada luego de una cuidadosa reflexión, como si la intuición de percibir lo visible estuviese provista de una precisión matemática.

La lechera es, en muchos sentidos, una miniatura. Los puntos, como acentos de luz, son los efectos pictóricos que para sirven copiar las asas de una cesta, la boca de una jarra o la corteza del pan. Las superficies, imitadas con una desmedida fidelidad, poseen algo de inmaterial. En Vermeer mirar es de algún modo desmaterializar los objetos para anteponer la transparencia de la mirada. O tal vez sea más exacto afirmar lo contrario. Vermeer enseña a prestar atención a los matices de un objeto, a las texturas, a los contrastes de luces y sombras, a los entrantes y salientes de las formas y, de este modo, contribuye a la posibilidad de apreciar las cosas de una manera diferente, como si fuese posible deshacer el velo de la inercia.

4 comentarios:

  1. ...cada detalle es un cuandro dentro del cuadro. Un maestro del color. Curioso! cuando observo sus reproducciones pareciera que estuviera en presencia de cuadros de grandes dimensiones cuando en realidad es todo lo contrario. Cada rincon del cuadro es tratado con suma importancia ( tonalmente o como dibujo) nada es dejado al azar. Un gran observador un detallistas...
    tremendo pintorazo!... tonos frios y calidos son utilizados como nadie; con toda la maestria de un genio de la pintura.

    ResponderEliminar
  2. Vermeer es un pintor de detalles. Y tienes razón cuando hablas de la luz y las sombras en sus piezas. El realismo aparente deja de serlo y es como un minuto de un sueño.
    Lástima que en febrero, que pasaré unos días en NY ya no estará la exhibición.
    Gracias, Ernesto por acercarla aquí.
    Buenos días.

    ResponderEliminar
  3. Fascinante distinción entre "el realismo" (aunque tenga quizás que poner en tela de juicio ese término aplicado al genio holandés) de Vermeer con el llamado fotorealismo. El otro día tenía planeado buscar los cuadros de Richard Estes, pintor que me fascinaba en mi juventud, pero después de tres horas en el metropolitano ya no podía más. Me interesaría que yuxtapusieses algún cuadro del fotorealista norteamericano con Vermeer para poner a prueba tu distinción entre la sujetividad y la objetividad en el "realismo." También los cuadros de Hopper, con sus escenas "intimistas" vistas desde una perspectiva exterior se me ocurren como comparación posiblemente fructífera.

    ResponderEliminar