19/11/09

¿Altermoderno? (I)

A continuación una reseña sobre la exposición Altermodern, que escribí para el número correspondiente al otoño del 2009, de la revista Art Pulse. El trabajo lo redacté inicialmente en inglés. En esta versión he traducido –igualmente del inglés- los fragmentos que cito del texto de Nicolas Bourriand.

Como el escrito es un poco largo, me pareció conveniente dividirlo en tres partes.



Altermoderno es el nuevo término que el curador francés Nicolas Bourriaud propuso para entender nuestro presente. La más reciente exposición de la Tate Triennial (Londres, febrero-abril de 2009) estuvo dedicada a consagrar, o al menos a poner en circulación este nuevo concepto. En las palabras introductorias al catálogo, Bourriaud escribió:

Los términos “MODERNO”, “POSTMODERNO”, “ALTERMODERNO” no definen un estilo –a no ser como maneras de pensar- ; sino que aquí funcionan como herramientas que nos permiten atribuirles escalas de tiempo a eras culturales.


Por lo tanto, nuestra cultura sería, de acuerdo con Bourriaud, la del momento Altermoderno.

El término intenta “delimitar el vacío después del Postmodernismo”. Las palabras para el catálogo e incluso toda la exposición son una suerte de manifiesto vanguardista, en el cual la definición de Altermoderno se despliega o se confirma a través de las obras de arte, discusiones y otros textos complementarios. El Altermoderno sería una especie de constelación en la cual el arte “necesita reinventarse a sí mismo a una escala planetaria”.

A riesgo de simplificar un poco la descripción del presente que hace Bourriaud, sus puntos de vista podrían resumirse más o menos como sigue. 1) en nuestra era cultural el arte es heterotópico. Trasciende las nacionalidades, inmerso en un diálogo global y en una criollización. El arte contemporáneo es esencialmente híbrido. Está involucrado en las experiencias de la emigración, desplazamiento, exilio y viaje, hasta el punto en el que las “trayectorias se convierten en formas”. 2) Como resultado, hay una fragmentación de la obra de arte, cuya unidad consiste más bien en ser una red, una creación colectiva o un proceso generador de formas. 3) El arte contemporáneo asume lo heterocrónico. Esto significa que vaga a través de la historia, incapaz de asumir el tiempo como una progresión lineal (como lo hizo la Modernidad) o como un agotamiento en el cual la historia y los metarrelatos llegan a un fin (tal y como lo percibe la Postmodernidad). En el Altermoderno hay una pluralidad de experiencias temporales (Bourriaud menciona el anacronismo, el retraso, la anticipación y la inmediatez) que coexisten en una red y articulan significados con el propósito de revelar el presente. 4) El arte contemporáneo es un desplazamiento de signos, en el que los materiales están interconectados, desarrollando una cadena de referencias que dialogan unas con las otras para producir una narrativa, en la cual el relato desempeña un papel fundamental. 5)El Altermoderno está signado por el éxodo, por la desterritorialización y lo nomádico. Lejos de las tradiciones, el nuevo arte se transforma en un universalismo estratégico y crea un lenguaje que va más allá de los nacionalismos o los regionalismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario