10/10/09

Tomorrow Never Knows (por Carlos Cobas)

xxxxxxxx


Mi amigo Carlos Cobas me permitió publicar algunos fragmentos de una ponencia que presentó en La Habana, en noviembre de 1997, durante el II Coloquio Internacional sobre la Trascendencia de Los Beatles en el Centro de Prensa Internacional, 23 y O, del Vedado.
Un texto sobre los numerosos experimentos realizados por The Beatles durante la gestación y grabación de Tomorrow Never Knows.
Mi agradecimiento por esta colaboración.

I
En 1966, el Dr. Timothy Leary agregó el LSD a la ya existente farmacia contracultural y proclamó que todo norteamericano sano de más de 14 años de edad debía dar al menos un "viaje" a través del ácido para poder percibir el "Salvajismo de la Maquinaria Norteamericana", ya que según sus filósofos, todos los problemas y divisiones de este mundo no tenían un origen material sino perceptivo, tornándose el culto al ácido ahora en un intento masivo de trascender el Ser en ausencia de Dios. Not God, but the Void (No Dios, sino el Vacío).

La contracultura del ácido engendró entonces La Experiencia Psicodélica, un manual para la expansión mental escrito por dos renegados psicólogos de Harvard: Timothy Leary y Richard Alpert, donde, bajo el camuflaje de la religión (sincretismo de Catolicismo e Islamismo), se trataba de dar al impredecible "viaje ácido" un ajuste químico-sacramental. Para esto, Leary y Alpert seleccionaron el Libro Tibetano de los Muertos, un antiguo tomo escrito para ser susurrado a los difuntos y conducirlos a través de estados de ilusión, que de acuerdo al Budismo Tibetano, los llevaban a la reencarnación.

II
John Lennon, tratando de explorar su espacio interior y dar un buen "viaje" a través del ácido, usó las instrucciones dadas en el manual La Experiencia Psicodélica, leyendo las parafrases del Libro Tibetano de los Muertos, grabándolas con su voz y reproduciéndolas mientras la droga tomaba efecto. Inmediatamente intentó capturar esto en una canción, tomando muchas de sus líneas del texto de Leary y Alpert: "Extiende todos tus pensamientos y entrégalos al Vacío".

Bajo el título eventual de The Void, (El Vacío), la canción Tomorrow Never Knows fue la primera en grabarse para Revolver en los días 6, 7 y 22 de abril de 1966.

III
Por esas fechas, los estudios de Estados Unidos estaban enfrascados en la búsqueda de un nuevo sonido para la batería. Este sonido fue descubierto en los estudios Abbey Road: La orgánica interpretación de Ringo sobre los tom-toms de la batería para Tomorrow Never Knows. Apagados, compresionados y grabados con eco masivo, creaban la imagen de una tabla cósmica tocada por una deidad Védica.

IV
El 6 de abril, el grupo grabó los tape-loops en sus propias casas. El tape-loop -sonidos grabados y editados con el fin de crear una señal cíclica-, es aquí una mezcla de efectos de sonido de estudio con el idioma "arte de ruidos", conocido como Música Concreta". Las distorsiones, los sonidos no temperados, eran las nuevas fórmulas de sus creativos laboratorios que, desechando el oficio académico, tomaban sus propios procedimientos.

Los efectos fueron cinco en total:
1- Voces de indios (en realidad, Paul riendo), hecho como la mayoría, por superposición y aceleración.
2- Un acorde orquestal en Si bemol mayor.
3- Un Mellotron tocado en posición de flauta.
4- Otro Mellotron oscilando en 6/8 de Si bemol a Do en posición de cuerdas.
5- Una frase de citara en escala ascendente grabada con sobresaturación y aceleración.

Este último efecto forma los primeros 4 compases del instrumental central y después domina el resto del track. La segunda parte del instrumental consiste en el solo de guitarra de Paul McCartney para Taxman, transportado un tono hacia abajo, editado y reproducido al revés. Aunque el Mellotron ya había sido utilizado por otros músicos -The Moody Blues-, el uso conceptual que le dieron The Beatles y su posterior ecualización y mezcla, hizo que sonara diferente, con un sonido similar al de un sintetizador. Este teclado, inventado por una firma de Birmingham en 1963, fue el verdadero antepasado de los modernos sintetizadores y fue John Lennon quien compró el primer Mellotron que se vendió.

V
Durante la primera mitad de la canción, el track de la voz de Lennon fue pasado a través de una nueva invención Abbey Road: el ADT (Automatic Double Traking) o Doble Pista Automática. The Beatles utilizaban mucho el recurso de grabar la misma voz dos veces en pistas diferentes para de esta forma darles a sus canciones una mayor fuerza interpretativa, produciéndose al mismo tiempo, un agradable efecto de delay natural. Los ingenieros de Abbey Road para facilitar el trabajo, desarrollaron esta técnica, hoy en día standard en todos los estudios de grabación. De esta forma, cantando una sola vez, el intérprete podía obtener su otra pista vocal, con un desfase de cinco partes de un segundo.

VI
Para la segunda mitad de la canción, Lennon quería que su voz sonara como el Dalai Lama y mil monjes tibetanos cantando sobre la cima de una montaña. George Martin, a quien le gustaban los retos, resolvió esto enviando la voz del track a través del sistema de bocinas giratorias en el Leslie Cabinet de un órgano Hammond (un efecto que está entre el "chorus" y el "tremolo" actual). Para conseguir este efecto, los técnicos tuvieron que alterar el circuito interno del equipo.

Aunque el efecto fue espantadizo -mas o menos lo que quería el autor-, Lennon permaneció insatisfecho, deseando que en vez de esto, los monjes hubieran sido contratados. Así, la voz pasó a ser un instrumento más, relegando el texto a segundo plano y destacando solo la forma. The Beatles y su desprejuiciado productor, una vez más rompían con todo lo establecido hasta entonces en el lenguaje musical.

VII
Otros detalles pueden apreciarse si se escucha con atención: La frase final del solo de citara es enviada sutilmente desde el centro hacia la izquierda en el espectro estéreo de la grabación, conceptualizando el trabajo musical de la misma forma que harían agrupaciones como Pink Floyd en la década del 7O. Paso a paso, el hecho técnico de grabar una canción, se estaba convirtiendo en tecno-arte.

Hay un detalle muy interesante: la nítida presencia de un feedback escapado del Leslie Cabinet cuando Lennon filtraba su voz. El solo hecho de su primer plano hace pensar que fue un error consentido. La prueba de ello es que fue asignado al canal derecho en la mezcla final. En la música posterior del grupo, esta conceptualización del error fue casi una regla y una grabación podía tener "impurezas" sin afectar por esto su calidad artística. The Beatles demostraban al mundo que podían o querían equivocarse, pero el error lo convertían en arte.

Y por último, con su fade-out a piano estilo Goons -única contribución musical de Martin-, Tomorrow Never Knows se va, en una mezcla de anarquía y temor, con sus tape-loops alternándose arbitrariamente en patrones casuales cíclicos.

5 comentarios:

  1. La historia les pasara la cuenta y mucho tendran que rendir cuentas por sus actos…Dice Yoaniis en este video
    Me encanto escuchar esto de boca de una mujer y escupirlo en la cara de los verdadero intransigente y violadores de los derechos humanos del pueblo cubanos, de los llamados gusanos….

    Pero si embargo otros mucho han llegado resbalosamente a los Estados Unidos Y a en muchas ocasiones hasta sin merecerlo…
    Estoy muy deacuerdo con ella cuando dice que la historia les pasara la cuenta a quellos que de una manera u otra colaboraron co la dictadura castrista…..

    TENDRAN QUE METER LA CABEZA EN UN CUBO! e stos son los verdadero intransigente no el victimatio pueblo de Cuba.


    Vamos donde esta la critica? ala intransigencia esta vez?????

    http://www.desdecuba.com/generaciony/

    ResponderEliminar
  2. una aclaración:
    a george martin NO le gustaban los retos.
    él era un fabuloso arreglista y un productor tradicional que no le tenía demasiado apego a cacharrear la tecnología y mucho menos buscarse problemas con la gerencia de la e.m.i.

    todas las tiñosas se las soltaban a geoff emmerick, uno de los ingenieros de sonido que llegó a ser en el sargent pepper lo que alan parson en el dark side of the moon, pero su prueba de fuego fue el revolver.

    lennon (tan ajeno a la tecnología como martin) solía soltar cosas como esa de que "quiero que mi voz suene como el Dalai Lama en Hyde Park", lo cual suena muy gracioso intelectualmente pero no dice nada desde el punto de vista tecnológico.

    de hecho, lennon era particularmente críptico o ingenuo (según su estado de ánimo) para definir qué quería exactamente de los equipos y los ingenieros.

    y martin siempre le pasaba la papa caliente a emmerick.

    así que a martin lo que es de martin, que no hay que exagerar.

    martin resolvió muchos problemas en el estudio, pero casi ninguno eran problemas técnicos.

    ResponderEliminar
  3. Garrix,
    me quito el sombrero. No me imaginaba que conocieras tan al detalle toda esa historia. Ojala que Carlos pueda ver tu interesante comentario. Yo no puedo, por desgracia, opinar nada sobre el asunto. Pero encuentro muy interesante -y muy bien sustentado- lo que afirmas. Un abrazo y muchisimas gracias por estas palabras tan enriquecedoras.

    ResponderEliminar
  4. ernie del alma,
    hay un libro del emmerick dando vueltas por ahí.
    y en el otro libro de neil aspinall se trata bastante bien el asunto desde afuera.
    o no... creo que es en el otro libro... tengo que buscarlo y te digo para que se lo pases a carlos.

    en términso de entender y asumir la tecnología, paul y harrison le daban tubo y raya a lennon, lo cual no quita ni pone talento.
    solo es una curiosidad.

    un abrazo, man.

    ResponderEliminar
  5. que buen articulo.Por cierto el libro de Emerick está en Amazon. Puedo aportar tres cosas: el efecto lo ideó Geoff Emerick, cuando Martin no encontraba la forma de complacer a un mañoso Lennon. Las voces de indio se utilizaron en "Carnival of Light". El piano del final es una secuencia de Paul y Ringo, que estaba grabada de antes. Los beatles por ese entonces solian llegar tarde y drogados al estudio y grababan de todo.

    ResponderEliminar