1/10/09

Cintio Vitier

I
El poeta, narrador y ensayista Cintio Vitier ha muerto. La noticia me impactó mucho más de lo que yo hubiese podido esperar. Hace ya mucho tiempo, leí con fascinación su ciclo de conferencias Lo cubano en la poesía (uno de los pocos libros que he traído de mi biblioteca en La Habana). Seguramente podrían hacérsele numerosos reproches a este texto de Vitier. Pero, como quiera que sea, Lo cubano en la poesía es un libro muy inspirado. Un ensayo que hoy -cuando muchos de los problemas en los que se aventuró Vitier han perdido vigencia- todavía podría leerse como un lúcido sistema de intuiciones poéticas. Lucidez e intuición poética, dos reinos difícilmente conciliables, posiblemente sean los dos grandes ejes de su obra.

II
Me gusta creer que en unos versos que le dedico a Jorge Mañach, aun cuando se dirigiese al autor de La indagación del choteo, Vitier esbozó una suerte de autorretrato:

Tener defectos es fatal
Y nadie escapa de sus virtudes.
Tener estilo, en vida y obra,
no es fácil ni difícil, es
un don extraño que usted tuvo.


III
En una ocasión asistí a una charla suya sobre Arthur Rimbaud. Allí le escuché decir que cada año, en un aniversario muy significativo para él y para Fina, le leía en voz alta a su esposa el poema Green, de Paul Verlaine. Raras veces se tiene la oportunidad de escuchar a alguien para quien la poesía impregnaba tan poderosamente la vida.

1 comentario: