30/9/09

Los espejos de Dan Graham: Más allá de Narciso.

Traduzco, del inglés al español, algunos fragmentos de un texto que escribí para Wynwood Magazine y que aparecerá en el próximo número de la revista, a mediados de octubre.

Los espejos de Dan Graham: Más allá de Narciso.

…los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres.
Jorge Luis Borges.

I
Muchas de las instalaciones y performances de Dan Graham están conformadas por espejos, reflejos, proyecciones y la generación de imágenes de los propios espectadores/ participantes que asisten a sus eventos artísticos. Sin embargo, más que multiplicar y diseminar el universo, como en la cita apócrifa del relato de Borges, los espejos en las creaciones de Dan Graham persiguen suscitar una autoconciencia de sí o -como escribió Beatríz Colomino- crear ambientes en los que el espectador puede verse a sí mismo contemplándose a sí mismo. En unas de sus primeras obras, concebida como un anuncio para una revista, Graham solicitaba los servicios de alguien –una autoridad médica- que pudiese ofrecer descripciones científicas de las reacciones del cuerpo masculino después de una eyaculación. Esta nota tan singular pretendía mostrar que, por aquel entonces –en 1965- incluso en la literatura médica no existía una información adecuada sobre este comportamiento fisiológico. Ubicada en una página en la que los anuncios de contenido sexual tenían un peso considerable, Graham parece diluir los contornos entre ciencia y erotismo. Era también, hasta cierto punto, una manera de crear en el lector una conciencia sobre las reacciones de su propio cuerpo luego del momento del orgasmo. Las palabras escritas eran, por tanto, maneras de evocar imágenes sobre uno mismo, maneras de auto-observarse.


II

El anuncio para la revista puede verse como el preludio de sus instalaciones y performances posteriores. En Two Consciousness Projection(s), una mujer, delante de un monitor que, como si fuese un espejo, transmite su propia imagen, describe lo primero que acude a su mente, mientras un hombre la filma e igualmente comenta en voz alta lo que está viendo a través de la cámara –un experimento que Graham repetiría más tarde con ambos participantes desnudos. El público observa el fluir de la conciencia que van produciendo estas dos personas. La performance fue concebida como un sistema de espejos, en el cual el observador describe el acto de observar mientras es a su vez observado.

III
En Two Opposing Mirrors and Video Monitors on Time Delay había dos espejos, uno frente a otro, y un par de cámaras que continuamente los filmaban. El espectador, frente al espejo, veía su propia imagen duplicada también por las cámaras de video. Pero existían algunos instantes de retraso en las filmaciones. De este modo, sobre el presente se superponía lo acontecido unos segundos antes, creando una coexistencia entre el ahora y el pasado inmediatamente anterior que era también un modo de provocar una autoconciencia del propio cuerpo. La obra de Dan Graham consiste mayormente en preparar las condiciones para que el espectador pueda convertir la imagen de sí mismo en el contenido primordial de las instalaciones. La imagen de uno mismo como obra de arte.

IV


Esta autoconciencia del cuerpo propio es también un acto de comunicación. Como seguramente la mayoría de las personas han experimentado en alguna que otra ocasión, hay una suerte incomodidad en verse a sí mismo en un espejo, en una fotografía o en una video. Hay un poco de esto también en las obras de Graham; pero en su caso, las imágenes duplicadas, son maneras de crear diálogos entre los participantes (y/o los espectadores). Con frecuencia la comunicación se establece por medio de artefactos tecnológicos (videos, espejos, fotografías, grabaciones sonoras e incluso transmisiones televisivas), empleados de manera inusual y en muchos sentidos subversiva, distintos a las nuevas (y dudosas) herramientas de socialización que han inundado el mundo contemporáneo (como internet, teléfonos inalámbricos y video juegos). En Body Press (1970-1972), por ejemplo, un hombre y una mujer, desnudos, encerrados dentro de un espacio circular, de paredes de un cristal semitransparente, deben tomar instantáneas uno del otro. El acto de comunicación consiste en producir imágenes del cuerpo del otro, mientras el silencio acentúa el erotismo de los movimientos y el acercamiento físico.


En Public Space/Two Audiences (un espacio dividido por una pared de cristal, que era duplicado por un espejo dispuesto al fondo), antes de entrar a las habitaciones, los espectadores acordaron permanecer allí durante 30 minutos. Este lapso de tiempo, tal vez demasiado largo para estar en un espacio vacío en compania de otros (posiblemente desconocidos) espectadores, inducía a una comunicación que iba más allá de las palabras, ya que las habitaciones, separadas por la pared de cristal, hacían imposible cualquier intercambio de sonidos.

Citas:
Colomino, Beatriz. Architecture as a Maching to See. En Dan Graham:Beyond. The MIT Press, Cambridge, Massachussetts, London, England, 2009 (193).

1 comentario: