22/7/09

!Experimentar! (un fragmento de La levedad de la teoría de John Rajchman)


A continuación un fragmento de La levedad de la teoría, de John Rajchman. El ensayo, más bien breve, apareció inicialmente en Artforum, No. 31, correspondiente a a Septiembre de 1993. Rajchman aboga por la necesidad de crear un pensamiento teórico “leve”, en oposición a las teorías sobre la Post-Modernidad, que califica de “pesadas”, divorciadas a la realidad y enajenadas en conjeturas estériles. Para Rajchman la creencia de haber arribado a una dominante cultural regida por las ideas de ‘simulacro’, ‘hiperrealidad’ y ‘apropiación’, fue consecuencia de un excesivo consumismo que se hizo extensivo a un pensamiento teórico que declaraba el final o la muerte del sujeto, la historia, el arte, los metarrelatos, etc. Rajchman, en una fecha tan temprana como 1993, propone un cambio de rumbo en el pensamiento teórico. Me llama la atención que las tendencias artísticas de las dos últimas décadas han sido una vuelta a la “realidad’’ y a lo “empírico”, como el pensamiento filosófico que propone Rajchman.
Aquí sólo traduje el segmento final de este ensayo que, todavía hoy, más de tres lustros después de haber sido publicado, me sigue pareciendo refrescante, “leve” y provocativo.

!Experimentar!
Ha llegado la hora de reinventar la teoría. A veces se cree que la teoría nos cae ya prefabricada del cielo, como una serie de edictos abstractos, cuando de hecho es demasiado elaborada, inventada aquí en la tierra, a medida que nuevas preguntas surgen para desplazar las maneras habituales de pensar. Durante mucho tiempo hemos estado contentos de vivir a costa de una teoría que ha sido hecha en otra parte y por otras personas, adoptando sus posiciones enunciatorias, asumiendo papeles en sus dramas, en lugar de crear nuevas teorías para nosotros mismos. Así, hemos crecido inmóviles y exhaustos y ya no podemos distinguir nuestra teoría del periodismo o de una conversación “informada” y medianamente culta. Sin preguntas y dramas, nos hemos vuelto pesados con tantas teorías que carecen de creatividad y para movernos nuevamente debemos librarnos a nosotros mismos de esas cargas. Necesitamos la levedad de los comienzos. Necesitamos crear para nosotros el espacio y el tiempo para preguntarnos nuevamente ¿qué es la teoría? Con sus palabras, Nietszche y Peirce contribuyeron a adentrarnos en la filosofía, nosotros debemos convertirnos en “experimentadores” o “tanteadores” (attempters) en teoría.

¿Qué implicaría entonces para la teoría hacerse ligera y experimental? En primer lugar, podríamos permitirnos introducir un poco de incertidumbre, un poco de levedad acerca de nosotros mismos y nuestras “identidades”. Necesitamos rescatar la cuestión de la subjetividad de la biografía banal de las narrativas terapéuticas (en busca de “modelos de conducta” y “autoestima”), rescatarla de posiciones predefinidas (“hablando a la manera de...”) y redescubrir la “inocencia” de no saber qué podríamos llegar a ser. Debemos nuevamente llegar a ese punto donde pensar es alejarse de uno mismo y convertirse en un “extraño” para “uno mismo”, donde haya que “inventarse a sí mismo” aunque sólo sea porque ya no sabemos quiénes somos, ya que nuestros orígenes y metas son demasiado diversas, demasiado complicadas, demasiado caóticas. Es por eso entonces que existe la oportunidad para moverse hacia algo que no se ha representado todavía en nuestras relaciones con nosotros mismos y los otros. Necesitamos introducir esa multiplicidad de movimientos dentro del propio concepto de democracia o pluralismo, tradicionalmente restringido a modelos de representación y participación.

En segundo lugar, debemos volvernos más “empíricos”, esto quiere decir que debemos parar(stop) de teorizar. Lo que Peirce llamó “espíritu experimental” en filosofía no era tanto un método como un precepto: no partir de una certeza cartesiana o de postulados abstractos. En este sentido, tiene afinidad con el reclamo de Wittgenstein: !No pienses, observa! Hoy nosotros necesitamos parar de ‘pensar’ para así comenzar nuevamente a ver que ya no podemos describir nada porque pensamos demasiado. Necesitamos un arte de describir, una descripción crítica precisa de lo que nos está sucediendo. Pero ese arte mismo debe volverse experimental: un arte de la “descripción indefinida”, en el que lo “real” no sea ya un objeto dado de antemano, sino el punto donde concurran conjuntos de descripciones abiertas hacia lo desconocido. Necesitamos encontrar el punto en el que lo “real” y la imaginación de otras posibilidades estén vinculados uno con otro, como cuando Proust dice que el verdadero soñador es aquel trata de salir a la calle y verificar algo.

Hay, luego, una tercera condición de “levedad” en teoría: aligerarnos a nosotros mismos, experimentar, ofrecer “descripciones indefinidas” de lo real, supone una determinada actitud y relación ante los eventos y la historia. Entre nosotros debemos permitirnos tiempo para todos esos eventos que complican y multiplican nuestra relación con el pasado, conectando las fuerzas de lo que está todavía por venir con lo que nos sucede. La levedad es ese movimiento sin eternidad o tradición y es por eso que Zaratustra tomó al espíritu de la gravedad como su archienemigo. Nietzsche fue quien puso juntos la “levedad” del saber y lo “intempestivo”, que es una fuerza del arte que da “cuerpo” y “espacio”, al inventar nuevos efectos y nuevos preceptos, nuevas maneras de experimentar y ver:

Uno debe ser muy ligero para conducir la voluntad de conocer hacia lo distante, como si fuera estuviese más allá de lo contemporáneo, para crear por uno mismo los ojos que contemplen milenios y más aún, los cielos despejados para esos ojos (La Gaya Ciencia)

1 comentario:

  1. sin palabras Erne! que bien que dentro de la filosofia del arte existan pensadores tan lucidos! lo mejor de tu blog es la cantidad de ventanas que tiene! investigare mas sobre John Rajchman, como mi carrera es Historia del Arte y Filosofia quiero empaparme un poco! si me recomiendas algunos titulos te lo agradeceria tambien!
    el abrazo de siempre!
    patricia

    ResponderEliminar