1/2/09

Trío final de The Rosenkavalier.

La decisión de que el voluble joven Oktavian encarnara en una voz femenina tuvo, en parte, el propósito de atraer a una mayor audiencia masculina. Así The Rosenkavalier comienza con la escena de dos mujeres (en los personajes de Oktavian y la Mariscala) compartiendo una misma alcoba, vestidas a la usanza del siglo XVIII, en una suntuosa recámara. Pero, más allá de este señuelo, la ópera está repleta de momentos admirables, en los que Strauss aprovechó precisamente la posibilidad de las voces femeninas para componer piezas que figuran entre páginas más grandiosas del arte operístico.
Renee Fleming, Anne Sofie von Otter y Heidi Grant Murphy en el Homenaje que el Metropolitan Opera House le rindió a su director de orquesta James Levine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario