8/1/09

Un poema de Mahmoud Darwish

No conocía al poeta palestino Mahmoud Darwish hasta hace sólo unos minutos, cuando Ariana (que suele opinar con las iniciales AHR) me envió estos versos. Parecen venir como anillo al dedo con el título de este blog. Puse el nombre de Darwish en google y enseguida me enteré que falleció el pasado agosto y que era tenido por el poeta nacional palestino (eso de poeta nacional siempre me parece sospechoso, debo confesar). No conozco su obra; pero este poema me hizo recordar un atardecer en Granada y el jardín sembrado con pequeños naranjos, en el que posiblemente desembocaron todas las radiantes impresiones que me produjo la visita a La Alhambra. Lo incluyo a continuación, con mi agradecimiento por este discreto aporte a mi blog.

¿Cómo escribir sobre las nubes?

¿Cómo escribir sobre las nubes el testamento de mi gente? Si mi gente
abandonó el tiempo al igual que su abrigo en las casas, y mi gente
cada vez que construye una ciudadela, la destruye para erigir sobre ella
una jaima para su nostalgia por la primera palmera. Mi gente traiciona a mi gente en las guerras de la defensa de la sal. Pero Granada es de oro, de la seda de las palabras bordadas con almendras, de la plata de las lágrimas en
la cuerda del laúd. Granada es la gran ascensión hacia sí misma
y será lo que desea: la nostalgia por cualquier cosa pasada o que pasará.
El ala de una golondrina roza el pecho de una mujer en su lecho y ella grita:
......................................................................[Granada es mi cuerpo.
Un hombre pierde su gacela en el desierto y grita: Granada es mi país,
yo soy de allí. Canta para que los jilgueros construyan de mis costados
una escalera al cercano cielo. Canta el heroísmo de los que ascienden hacia
su muerte, luna a luna, en la callejuela de la amada. Canta a los pájaros del jardín piedra a piedra. Cuánto te amo, a ti que me has despreciado.
Cuerda a cuerda, en el camino hacia su cálida noche. Canta.
El aroma del café después de ti ha perdido su mañana. Canta mi partida
del arrullo de las palomas sobre tus rodillas y del nido de mi alma
en las letras de tu sencillo nombre. Granada está destinada al canto. Canta.

2 comentarios:

  1. ¡¡Qué hermoso poema Ernesto!! Me diste muchas ganas de ir a La Alhambra...
    Abrazos, j

    ResponderEliminar
  2. impresionante.
    gracias por el post, man.
    y gracias de rebote a ariana.

    ResponderEliminar