16/12/08

III. Cuatro premoniciones de Platón. El neoplasticismo de Piet Mondrian.

xxxxxxxx

En La República es donde Platón enuncia con más claridad su rechazo hacia el arte imitativo, que era una especie de engaño elevado al cuadrado. Si las apariencias eran una copia falaz de las ideas, el arte imitativo era una copia de las apariencias; es decir, una copia de una copia. Platón defiende un arte que, dejando a un lado las apariencias, representase el mundo de las ideas. Un arte, como la música, hecho de relaciones matemáticas.

Aun cuando las artes visuales tuvieron un vínculo continuo con las matemáticas, es con la abstracción cuando finalmente se plantea la intención de suprimir las representaciones icónicas para dejar que aparezca en su desnudez lo que podría ser la propia esencia de la pintura: la proporcionalidad entre las formas, el equilibrio, los ritmos, las relaciones entre los colores, las tensiones entre los espacios. Con Mondrian las relaciones matemáticas, las formas geométricas reducidas a cuadrados, a rectángulos o a líneas de que se cortan en ángulos de noventa grados, pasan a expresar lo que supuestamente era la esencia de la pintura: la plasticidad.

Primera Parte.
Cuarta Parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario