23/12/08

Counter-Monuments (II). Christian Boltanski


Storehouse (1988). Una serie retratos borrosos, iluminados excesiva y artificialmente por lámparas. Luego decenas de latas de galletas, oxidadas para que parecieran estar avejentadas, que contenían fragmentos de ropas que supuestamente pertenecían a los judíos exterminados. La nota común en Storehouse era la falsificación. Las ropas dentro de las latas de estaño, los rostros de los adolescentes -cuyas identidades ya no pueden recordarse, a no ser de manera difusa- sobre los que se anteponen las lámparas, parecen indicar que la memoria del holocausto ha sido falseada, de manera manipuladora y efectista. Desconstruir el carácter falaz y sensiblero que suele prevalecer en las representaciones del exterminio nazi es una (tal vez la única) manera de restaurar un pasado que quizás no pueda evocarse sin al mismo tiempo distorsionarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario