8/11/08

Doctor Atomic

Salgo del Metropolitan Opera House, luego de ver Doctor Atomic. Desconocía por completo la obra del compositor John Adams. Lo primero que me llamó la atención, leyendo las notas del programa, son las temáticas en las que se interna. Dramas políticos contemporáneos para nada frecuentes en la ópera. Basta con revisar sus títulos: Nixon en China (1986), The Death of Klinghoffer (1991) –sobre el secuestro del crucero italiano Achille Lauro por unos terroristas palestinos-, I was looking at the ceiling and then I saw the Sky (1995), dedicada al terremoto en Los Angeles (diciembre de 1993) y On the transmigration of Souls (2002), basada en los fatídicos sucesos del 11 de Septiembre del 2001.

Doctor Atomic se estrenó en San Francisco en el 2005. Como los trabajos anteriores de Adams, está inspirada en un acontecimiento histórico: los ensayos de la bomba atómica en el desierto del Alamo y los conflictos éticos que enfrentaron los físicos e ingenieros que participaron en el Manhattan Project. El protagonista de Doctor Atomic es el científico J. Robert Oppenheimer, quien encabezó los experimentos.
Oppenheimer parece estar trágica y diabólicamente obsesionado con la idea de lanzar la bomba atómica, aun cuando ninguno de los personajes tiene una medida exacta de los estragos que pudiese ocasionar e incluso cuando Oppenheimer mismo es perfectamente consciente de que se iniciaría una era de terror nuclear. Más tarde Oppenheimer se arrepintió de haber sido partidario de usar la bomba. Presentó una misiva al presidente Truman, y éste lo tildó de llorón (pero esta parte queda fuera del libreto).

Doctor Atomic es una ópera en muchos sentidos experimental: proyecciones de videos, ruidos de motores, alarmas aéreas, una canción tradicional de una tribu de aborígenes norteamericanos, integrados a la composición musical. El libreto fue armado a partir de citas intertextuales muy diversas: poemas y transcripciones literales de documentos históricos: una carta escrita por Edward Teller–uno de los físicos involucrados en el proyecto-, anotaciones directas de sus memorias y las del General Grove, que dirigió las maniobras militares. Doctor Atomic concluye con la grabación de la voz de una de las víctimas de Hiroshima. Una madre que pide agua para sus hijos y dice que no sabe dónde está su esposo.

Como el Adrian Leverkhun, del Doktor Faustus -título al que se alude en la ópera- Oppenheimer era una personalidad fascinante. A los dieciocho años tomaba cursos avanzados de química y física en la Universidad de Harvard, componía sonetos, hablaba a la perfección el alemán, el holandés y el francés. Además, dominaba otros seis idiomas, incluido el sánscrito. Era un lector de Baudelaire y de John Donne. Adams y el libretista Peter Sellar, aprovecharon la erudición de Oppenheimer para usar versos célebres como textos para sus arias.
En Doctor Atomic, Oppenheimer canta un poema de Baudelaire (Un hemisferio en una cabellera), un fragmento del Baghavad Gita y un soneto de John Donne (Batter my Heart).

Primeramente el aria Batter my heart, con versos de John Donne.




Batter my heart, three person'd God; for, you
As yet but knocke, breathe, shine, and seeke to mend;
That I may rise, and stand, o'erthrow mee, and bend
Your force, to breake, blowe, burn and make me new.
I, like an usurpt towne, to'another due,
Labour to'admit you, but Oh, to no end,
Reason yhour viceroy in mee, mee should defend,
But is captiv'd, and proves weake or untrue.
Yet dearely'I love you, and would be loved faine,
But am betroth'd unto your enemie:
Divorce mee, untie, or breake that knot againe;
Take mee to you, imprison mee, for I
Except you'enthrall mee, never shall be free,
Nor ever chast, except you ravish mee.

Y el impresionante coro del segundo acto At the sight of this, your Shape stupendous, con versos sacados del Baghavad Gita.



At the sight of this, your Shape stupendous,
Full of mouths and eyes, feet, thighs and bellies,
Terrible with fangs, O master,
All the worlds are fear-struck, even just as I am.
When I see you, Vishnu, omnipresent,
Shouldering the sky, in hues of rainbow,
With your mouths agape and flame-eyes staring—
All my peace is gone; my heart is troubled.

Una versión al español hecha por mi.

Ante la vista de tu Forma magnificente,
Atiborrada de bocas, ojos, pies, muslos y barrigas
Oh, Amo de dientes terribles
Todos los mundos se aterran, como yo mismo estoy aterrado
Cuando te miro, Visnú, omnipresente
Cargando el cielo sobre tus hombros, en tonalidades de arco iris
Con todas tus fauces abiertas y tus llameantes ojos inquisitivos
Mi calma desaparece y mi corazón tiembla


.

No hay comentarios:

Publicar un comentario