17/10/08

Curadores Go Home, una exposición peligrosa.

La artista y curadora Sandra Ceballos se ha visto precisada, posiblemente bajo presiones que no puede relatar por correo electrónico, a suspender la exposición Curadores Go Home que debía inaugurarse este sábado en la galería Laboratorio-Aglutinador. Se trataba de un proyecto que en rigor tenía algo de quimérico: posiblemente no haya modo de desprenderse de las funciones del curador. La propia concepción de la muestra implicaba un acto de curaduría.
Pero también la iniciativa de Curadores Go Home tenía un sentido inclusivo, donde en principio, para permanecer fiel a la intención misma de la muestra, no había espacio para la censura. No había espacio para las jerarquías estéticas, ni para separaciones entre lo que es arte y lo que no lo es. El “todo vale” era la estrategia desde la que se aspiraba a desarmar al curador; pero también -¿cómo pasarlo por alto?- desafiaba o ponía en evidencia los límites de lo permisible.
Dentro del escenario artístico cubano, dentro del recinto de las galerías, tiende a existir la posibilidad de decir lo que no puede hablarse en voz alta en la calle. La galería no es, al menos en principio, y a diferencia de los medios de difusión masiva, un espacio que posea una capacidad muy amplia para propagar una idea política. Tampoco el arte contemporáneo es un lenguaje de fácil comprensión y estas complejidades disminuyen o conspiran contra una inmediata resonancia social. En ese aspecto, el circuito de distribución del arte, tiende a hacerse cada vez más inofensivo y ha contribuido cada vez más a apuntalar la idea de que en Cuba es posible una crítica social, al menos desde la obra de arte.
Lo que verdaderamente resultaba amenazante en la muestra Curadores Go Home era precisamente que ante la posibilidad de separarse de la institución arte, convertir la galería en un sitio más democrático, la disidencia política ha aprovechado para hablar desde estos márgenes. Hasta ahora los artistas cubanos habían tenido la posibilidad de hacer la crítica social a condición de no involucrarse con la oposición política, a la que se le ha negado sistemáticamente un espacio donde divulgar sus ideas. Curadores Go Home ha abierto ese resquicio en el que el opositor político puede, por decirlo así, infiltrarse en el espacio del arte. La exposición ha tenido que ser pospuesta porque evidentemente iba a propiciar una peligrosa alianza entre el artista y el opositor, afiliado a partidos políticos que permanecen en la marginalidad. Una alianza que no ha podido gestarse aun.

2 comentarios:

  1. http://tirofijomalanga.blogspot.com/2008/10/yo-mismo-portable-ego.html

    ResponderEliminar
  2. Hola Erneto,
    Gracias por tu comentario en mi Puente. Creo que tu blog, como el mio, se dedica a actividades similares: estetica, literatura, filosofia..etc. Me ha gustado mucho tus puestas, por lo que he visto.
    Gracias, y nos mantendremos en contacto.
    Un saludo,

    Gerardo

    ResponderEliminar