13/10/08

El libro de carne de Artur Barrios

Artur Barrios. Libro de carne, 1979.

En la novela El nombre de la Rosa, el narrador observa que los monjes parecían leer con los dedos. El libro de carne realizado por el artista portugués –radicado en Brasil- Artur Barrios, dejaría seguramente una sensación poco placentera en aquel que se animara a tocar sus páginas. ¿Un libro de carne no sería una crítica a la palabra escrita? El libro como objeto, en su materialidad, se opone al libro para ser leído y a la vez conserva algo así como una desnudez: una dimensión temporal, un sentido de ilación, cuando no de linealidad . Los signos son desplazados por una presencia violenta, sucumben ante el poder de lo imaginal ¿Qué historia -si es que la sucesión de páginas pudiese entenderse como una secuencia temporal-vendrían a contar estos pliegos? ¿La desgarradora herida del amante? ¿El catálogo de un sádico? ¿La entrega dolorosa al proceso creador? ¿Un relato de saqueo y dominación? ¿Una pesadilla? En cualquier caso, se trata de un libro que se sitúa en la marginalidad, ejerciendo la crítica de los discursos hegemónicos y del orden social imperante.

4 comentarios:

  1. Es interesante, despues de todo, esta obra artistica. Uno va al libro buscando el placer enaltecedor para el espiritu, y aqui la inversion, hace que uno vaya a leer la carne... Y la ironia podria estar en que no se encuentran mas que hilillos caprichosos de grasa, entretejidos de fibras de los que nadie entiende el codigo. Y luego, la crudeza de tal narracion... lo efimero, como dices, al consumirla como libro, y ademas, el mensaje de que cada quien debera hacer su propia lectura de la carne...
    Ah, si la libreta de abastecimiento en Cuba fuera asi!
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
  2. Hola Veronica,
    Espero que no haya sonado excesivamente familiar mi broma. Ojala no lo interpretes como un exceso de confianza. Quizas lo fue. Pero, ya sabes, en parte me dejo llevar por el entusiasmo de recibir comentarios tuyos y en parte tambien me dio mucha gracia eso de que la libreta de abastecimientos cubana fuese de carne. Falta que haria por alla.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ernesto, que idea, como puedes pensar que lo haya interpretado mal? Te imaginas la situacion? Ya nadie podria ser acusado cuando se le sorprenda con carne en medio de la calle, porque justamente seria "la carne de la libreta".
    Muchos saludos, familiarmente,
    Verónica

    ResponderEliminar
  4. Si, tienes razon, si sorprenden a alguien con la carne en medio de la calle, nadie podria decirle nada porque es "la carne de la libreta" y no otra.

    ResponderEliminar