28/7/08

Eros y Política

Carl Schmitt propone varios rasgos que permiten distinguir al enemigo. 1) El enemigo es el otro, el extraño que niega y llegado el caso pone en peligro el sistema establecido. 2) El enemigo sólo puede existir como enemigo público, como parte de una colectividad que enfrenta a otra. 3) El aparato estatal decide y define quién es el amigo y el enemigo. 4) La dicotomía amigo-enemigo es coyuntural, obedece a circunstancias concretas y regidas por conflictos, como por ejemplo la guerra. Una vez que dicho conflicto ha sido zanjado, la relación misma entre amigo y enemigo desaparece o se convierte en una mera abstracción. 5) Los conceptos de amigo y enemigo están relacionados con la noción de combate y adquieren sentido cuando se hace inminente la posibilidad real de la muerte.
Hoy seguramente no pueda postularse esta definición sin creer que la categoría del enemigo se ha vuelto más inasible; pero si aceptamos que el enemigo sólo puede ser público y definido por el Estado, entonces el rostro del enemigo es cuando menos doble. Oscila entre lo político y lo despolitizado. Sobre su rostro individual, sobre su nombre propio y su espacio privado, se superpone el semblante de la colectividad a la que pertenece, el nombre de su grupo y el espacio público en el que se mueve, del mismo modo que sobre su psicología individual se yuxtapone el sistema de instituciones que conforman su otredad.
Siguiendo a Schmitt sería plausible pensar que, dentro del espacio privado, las relaciones entre amigo y enemigo tienden a despolitizarse. O al menos, dentro de la definición schmittiana, el espacio privado tiene escasa importancia desde el punto de vista de lo político. Como escribe Derrida:
Sin proponer equivalencia o simetría para el amigo, término opuesto de la discriminación (Unterscheidung), Schmitt considera que el enemigo se ha considerado siempre "público". El concepto de enemigo privado no tendría ningún sentido. En realidad es la esfera misma de lo público lo que surge con la figura del enemigo" (1998,105)

En el espacio privado es posible la convivencia entre personas de filiaciones políticas antagónicas en parte porque lo afectivo tiende a prevalecer sobre lo político, incluso ocurre en ocasiones que el amigo personal integre una colectividad enemiga. Lo privado pertenece al ámbito del eros, en gran medida ajeno a lo político schmittiano. André Breton parece confirmar este abismo entre el eros y lo político en los versos finales de su poema El camino de San Romano:
El abrazo poético, como el del amor,
Es incompatible con la lectura de un periódico en voz alta.

5 comentarios:

  1. Y también puede ser el amigo "público",es decir, en él se aman también algunas características compartidas por una colectividad. (pero sería la parte de la esfera pública que cada uno de nosotros hace privada, no sé, queremos al amigo que le gusten las mismas cosas, que piense más o menos parecido, etc, y así creamos una pequeña colectividad privada -y despolitizada, porque esto no vendría dictado por el Estado) El enemigo quedará afuera, además, para diferenciarlo del "nosotros" privado.
    Creo que me enredé un poco, pero la esencia podría ser que a lo mejor ya el enemigo público que dice el Estado que hay que odiar, no sea tan enemigo precisamente porque el Estado mismo se desvanece como una comunidad en la que podamos sentirnos identificados y con Eros uniéndonos a todos.
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Veronica, por este comentario tan interesante sobre el amigo publico. Ayer no encontre el tiempo para contestarte tan largamente como hubiese deseado. Me hiciste pensar en el blog como un ejemplo del amigo publico. Los blogs crean pequenas comunidades y esa me parece una de las satisfacciones que proporcionan. Muchos de nuestros compatriotas, por desgracia, no saben todavia apreciar esto y se concentran en crear polemicas artificiales insultando a los demas. O tal vez sea mas correcto decir que se crean "amigos privados", que tienen en comun el ofenderse, irritarse unos con otros y mostrar quien es "el mas grande." Una cuestion de pistoleros (pistola, "el mas grande", trabajito para ti, Victoria).
    Me encanta eso del "nosotros privado". Muy inteligente y transmites la idea enseguida. Nunca antes habia escuchado sobre esto. Pienso que seria maravilloso explorar ese concepto un poco mas. Ofrecer ejemplos, definiciones, etc.
    Se me ocurre que en un museo, sobre todo cuando no hay mucho publico, se puede experimentar un poco ese "nosotros privado". El otro dia fui a ver una exposicion y una mujer se me acerco para preguntarme si yo pintaba. Solo se oriento por mi manera de apreciar un cuadro. Yo tambien creo que puedo reconocer a los que saben mirar porque han tenido un entrenamiento previo como pintores o como historiadores del arte(y aqui perdona si soy un poco presuntuoso al dar por sentado que yo sepa hacerlo). Por lo general no hablan sobre la pintura -esto es algo que encuentran de pesimo gusto y les molesta cuando otros lo hacen porque es muy parecido a ponerse a hablar en un concierto de musica clasica-, se detienen mas tiempo ante un lienzo, van de una esquina a la otra de la imagen, se acercan y se alejan y casi siempre se entretienen ante las mismas piezas.
    Aqui hay algo de narcisismo de pequennas diferencias, como posiblemente exista en eso que llamas "nosotros privado". Muchas gracias por este comentario tan edificante, como todos los que dejas por aca.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena idea me has dado! ¿Qué tal si, como un verdadero vínculo de comunidad entre blogs, como una pequeña colectividad privada, me decido ahora y hago yo un post sobre el concepto de "narcisismo de la spequeñas diferencias" freudiano? Ya me dirás y pensaremos qué más se nos puede ocurrir al respecto.
    (Tomo nota de lo del trabajito a hacer, pero de nuevo el inconsciente insiste, y escribiste Victoria... y aquí sí que va un emoticon!)
    Saludos,
    Verónica

    ResponderEliminar
  4. Jajaja. Bueno, Verictoria, eso era parte de la broma (te lo prometo).

    ResponderEliminar
  5. Y la idea del narcisismo de las pequennas diferencias y los blogs ya tengo deseos de leer tus comentarios.

    ResponderEliminar