24/6/08

¿Formado (en) por la Revolución?


Este domingo, el pintor Humberto Castro me llamó por teléfono para avisarme que colgaron en youtube algunos videos sobre su trabajo. Uno de ellos fue realizado en Cuba en 1988 por un documentalista brasileño. En las tomas iniciales aparecen Humberto Castro, Arturo Cuenca y Rubén Torres Llorca. Los tres dicen ser artistas formados por la Revolución. La frase en boca de Humberto Castro es ligeramente diferente. Según me contó, él no quiso repetir aquello de hacer sido formado por la Revolución. En su lugar solicitó que le permitieran un "formado en la Revolución", es decir, "durante" la Revolución, que no es lo mismo ni se escribe igual. Lo primero tiene el aire de una deuda que se contrajo, un peculiar aprendizaje o una marca de fábrica. Lo segundo es más bien una circunstancia ineludible.
De buenas a primeras me sorprendo tratando de contestar la pregunta de si yo mismo fui formado “en” o “por” la Revolución Cubana. Al final creo que coincidiría con Humberto Castro, aun cuando discrepe con él en muchísimas otras cosas (a veces hemos discutido casi hasta el amanecer -cervezas por medio- sin que la terquedad mutua quiebre en modo alguno la amistad).
No voy a hablar del presente, con el cual no estoy muy familiarizado. Me parece que la educación en Cuba se ha deteriorado muchísimo. En 1996, tuve la oportunidad de impartir clases de historia del arte en la escuela de Bellas Artes de San Alejandro, de donde me había graduado diez años antes. Lamentablemente, la biblioteca apenas parecía haber crecido en una década, los libros que quedaban estaban más dañados y saqueados que cuando yo estudiaba allí (los alumnos tienen el hábito de robarse las ilustraciones) y las diapositivas para mi clase estaban, en su gran mayoría, enrojecidas, cuando no resultaban virtualmente inservibles. Mis alumnos tampoco podían darse el lujo de comprar libros, que ahora se vendían en dólares. Además, la mayoría de los magníficos profesores con los que llegó a contar San Alejandro se habían marchado. Evidentemente eran otros tiempos.

8 comentarios:

  1. Buen tema!
    Formado en la revolución me parece más apropiado, porque rinde menos pleitesía. Al final, son los maestros los que forman y no "la revolución"
    A pesar del control descomunal que ejerce el aparato estatal sobre el sistema educativo, los maestros transmiten su punto de vista personal y gracias a eso la eficacia de la propaganda totalitaria se atenúa considerablemente.
    Saludos,
    Al Godar

    ResponderEliminar
  2. Conozco una doctora de la misma opinión que Humberto acerca de si misma. Y yo no podría estar más de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Hola, te leo de vez en cuando... creo que en definitiva somos el resultado de un proceso diferente y no importan los membretes mucho más en el tiempo, ya estamos dentro un proceso re-evolucionario... otra manera de PENSAR o cuestionarse la vida, para y por la vida... No fue facil lo acontecido en los 90.. pero endefinitiva, seguimos acá y tenemos muchas cosas que compartir y bridar, eso es lo que vale. Lo demás termina siendo cuento de camino... nada mas. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. De acuerdo. Es tiempo pasado, pero con frecuencia escucho a muchas personas decir que no deben ser quienes son a la Revolucion. Creo que tienen razon, aunque es un problema complicado, sin respuestas univocas. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. En realidad no es un problema, es una realidad. Guste o no "hombre piensa como vive" y si lo viviste lo pensaste... y te formaste, con contradicciones de estos tiempos incluidas, obviamente!! Como Cuba pertenece a este planeta y a esta humanidad bueno, no somos muy distintos a otros... Igual estimado, considero que el resultado lo darán el tiempo y la historia... Cada uno es libre de considerar "que ingredientes te constituyen". Creo no tuvimos una infancia taaan terrible... llevamos grandes dosis de amor y racionalidad a cuesta... no es poco en estos tiempos me parece. Por ahí desde el norte se aprecia todo diferente. Desde el sur estimado, desde este sur tan inmensamente bello pero golpeado, creeme tenemos una enorme capacidad de amar... No es fácil sembrar amor en medio del agobio que acá se vivió siendo nosotros muy niños. hay huellas imborrables de verdad, la sociedad quedó marcada para siempre.. Eso no se ve desde el norte pero amigo, se vive desde el sur. Solo puedo invitarte a que me creas. Admiro tu blog y tu sensibilidad. Un saludo afectivo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias. Muchas gracias. Me encantaria poder conocer esas sociedades del Sur. Y desde luego que tambien creo en lo que tu dices.
    En ocasiones cuesta trabajo -mucho trabajo- percibir como es la vida en eso de muy suscintamente llamas el "Sur". Tengo amigos latinoamericanos que, desde sus puntos de vista, mas o menos coinciden contigo. Creo que la Revolucion Cubana se mira desde diferentes angulos, como quizas casi todas las cosas; pero tengo la impresion de que la Revolucion Cubana es un caso muy especial. No es igual como la ve un cubano que vive en Miami o uno que reside en Espanna, e incluso en New York. Las diferencias son mas notables cuando es un latinoamericano quien opina. Mis amigos de America Latina tienden a ver a Cuba como un paradigma o una alternativa para resolver problemas sociales que en sus respectivos paises son demasiado serios. Personalmente siempre trato de contemplar esas diversas perspectivas. Hasta cierto punto es como tratar de armar un rompecabezas donde las piezas no se ajustan de la manera adecuada. Y la complejidad es todavia mayor cuando se piensa -o se trata de pensar- desde la perspectiva del cubano que vive en Cuba y que no conoce ni el Norte -donde tambien hay problemas y que tampoco es tan deshumanizado como lo pintan- ni el Sur. Yo creo que todo el mundo estaria de acuerdo en que los cubanos dentro de Cuba en su inmensa mayoria estan cansados de cinco decadas del mismo gobierno. Puede que no entiendan que existen problemas muy graves en el Sur (problemas que mal que bien ellos tienen medio resueltos); pero tambien creo que ellos no merecen estar tan escachados, sin grandes oportunidades de disennar sus vidas, solo porque se conserve un proyecto social que desde Latinoamerica se ve (ilusoriamente) como algo prometedor. Es un peso muy grande para los cubanos y han tenido que cargarlo durante varias decadas. Y ellos, los cubanos que viven en Cuba, creo que deben constituir el punto de vista privilegiado a la hora de enjuiciar la Revolucion Cubana. Lamentablemente apenas se les escucha (ni en Miami, ni en Latinoamerica, ni el propio gobierno cubano). Disculpa mi respuesta tan extensa. Esto es, por supuesto, solo mi opinion. Ademas la he expresado apresuradamente. Has tocado un topico muy interesante y complejo. Muchas gracias por tus palabras hacia mi blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Ernesto, llego un poco tarde pues me acabo de enterar de este post por Tumiami blog. Me parece muy interesante el análisis que has logrado tejer y las reflexiones que has desatado a partir de la simple frase "formado en la revolución". Creo que los dos puntos de vista que se ventilan y debaten tienen algo de razón, tanto la inescapabilidad a esos valores "diferentes" que se nos trataron de inculcar a cucharadas, como la diversidad epistemológica a la que tuvimos acceso -cuando realmente quisimos, o a veces sin querer- como apuntas en los posts siguientes. La revolución fue algo que no se edificó en el aire y se nutrió muchísimo de todo lo que le antecedió y pretendiera negar. Especialmente en el terreno educativo. También recuerdo cómo empecé a amar los libros y a ir a las librerías y bibliotecas. En el año del libro o algo así en la escuela nos repartieron unos bonos con los que podíamos obtener un libro gratis en cualquier librería.
    Te felicito por este post por entregas en que analizas sus facetas más importantes.

    ResponderEliminar