9/6/08

El día que Nietszche lloró (III)


En su Introducción al Psicoanálisis, Freud expuso la génesis de sus investigaciones. Los hallazgos del doctor Breuer -que solía curar la histeria por medio de la hipnosis- le permitieron llegar al método de la asociación libre. Freud observó que los pacientes atendidos mediante la hipnosis experimentaban una regresión al cabo de unos pocos meses. El paciente no lograba concientizar cuál era la raíz de sus problemas y, por ende, al cabo de cierto tiempo se producía una recaída. La asociación libre tenía la ventaja de hacer que el enfermo recordara y aceptara las fobias que habían atrofiado su vida afectiva. Así Freud pudo definir los espacios en los que se manifestaba el inconsciente: los actos fallidos , los sueños y los deslices en el lenguaje hablado. Estos eran los comportamientos desde los cuales se revelaba el contenido del subconsciente, un material que el psicoanalista debía interpretar y descifrar.
Lo que me molestó de When Nietszche Wept no fue la adulteración de la historia contada por Freud o la introducción de una hipótesis plausible sobre los orígenes del psicoanálisis. Siempre me ha parecido que esas ficciones tienen algún encanto cuando son manejadas con sutileza. Estaba, por otra parte, dispuesto a tolerar las clásicas chapucerías de los filmes biográficos en los que una situación cualquiera da pie a que el protagonista pronuncie alguna de sus frases más célebres. Así que sencillamente me encogí de hombros cuando Nietszche soltó aquello de “cuando vayas con mujeres no olvides el látigo”. Lo que me aburrió de la película fue el regodeo en diálogos grandilocuentes e histriónicos, la cursilería de las pesadillas que atormentaban al Doctor Breuer, el acento existencial pasado de moda y lo predecible de la situación en la que se invierte la relación entre médico y paciente. Los ciento y tantos minutos que dura el filme se me hicieron interminables. When Nietszche Wept es uno de esas películas que uno sigue viendo con la esperanza de que ocurra algo interesante y al final uno queda con los brazos cruzados, con la sensación de haber malgastado miserablemente el tiempo. Además el filme me predispuso contra la novela, que posiblemente sea mucho más interesante.


PD. Verónica me escribe lo siguiente. Me pareció curioso incluirlo aquí. Pueden leer su mensaje completo en el post que hice sobre Roberta Flack. Gracias Verónica .

...con respecto a los inicios de la técnica de la asociación libre, inventada por Freud, al parecer tiene dispares pero interesantes versiones mas allá de la establecida histórica y teóricamente. Una de ellas es que Freud confrontó serias dificultades para el manejo de la técnica de la hipnosis, y también que estos pases cuasi mágicos de la técnica hipnótica no se avenían ya a la solidez de su teoría acerca del inconsciente, y claro acerca de la formación del síntoma histérico. Pudo avanzar gracias al abandono de la hipnosis, y por ende a la ruptura con una concepción de la histeria "breuriana"...

5 comentarios:

  1. Hm. Me instiga a leer la novela, si bien pasar de la película.

    Nietzsche fue un hombre fascinante y a veces no me queda claro si su dolor infinito le hizo más bien que mal. Incluso cuando uno lee aquello de no exorcizar los demonios personales, porque a veces es lo mejor en nosotros -uno se pregunta cuan desprejuiciada puede ser la afirmación, viniendo de un hombre que es el resultado de sus demonios...?

    ResponderEliminar
  2. Si, seguramente la novela sera mucho mas interesante,.
    Ciertamente la historia de Nietzsche es, como dices, fascinante. Para la pregunta sobre los demonios, la verdad que no se bien que opinar. Creo que uno debiera expresarse con toda la inmediatez posible -y en eso, creo, entraria lo que que dices sobre los demonios; pero un exceso podria conducir a la enajenacion, como le sucedio al propio Nietszche en los ultimos annos de su vida. Quizas todos llevamos algun demonio dentro, como mismo -espero no sonar un poco ridiculo aqui- llevamos un poco de infancia. No se si lo que digo tenga un poco de coherencia. Me dejas pensando. Y te lo agradezco.

    ResponderEliminar
  3. ¿Le gustaría aventurarse a asociar libremente con el fallido de escribir Victoria en su PostData en lugar de Verónica? No, en serio, tenga nuevamente mis saludos. Y no pudo ser mas brillante la aparición de un fallido, de una formación del inconsciente al hablar del psicoanálisis. ¿Victoria? ¡Sí! Pero una vez más, del inconsciente.
    Verónica

    ResponderEliminar
  4. Jaja. Lo siento. Lo arreglare enseguida. Este inconsciente mio. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. fascinante tu triologia sobre el folosofo! yo vi la peli! y esperando me quede hasta al final! esperando saber un poco mas y no un poco menos! de cualquier manera! ........ ya se sabe que el dolor es alimento del espiritu, y el nos conduce a la verdad de las cosas!

    ResponderEliminar