11/1/12

Derrida: sobre la censura

I
En Cátedra Vacante, un capítulo de El lenguaje y las instituciones filosóficas, Derrida cita una breve definición de censura Kant:

La censura es una crítica que dispone de la fuerza (88)


Más adelante, Derrida ofrece su propia definición, a tono con el mundo de hoy:

La censura... no consiste en reducir al silencio absoluto. Es suficiente con que limite el campo de los destinatarios o de los intercambios en general. Hay censura desde el momento en que ciertas fuerzas (vinculadas a poderes de evaluación y a estructuras simbólicas) limitan, simplemente, la extensión de un campo de trabajo, la resonancia o la propagación de un discurso (...) Desde el momento en que un discurso, aunque no esté prohibido, no puede encontrar las condiciones para una discusión o una exposición ilimitada, se puede hablar, por excesivo que esto parezca, de un efecto de censura. (90- 91)

II
De acuerdo con Derrida, la censura no afecta sólo a lo que se dice. Hay formas de decir, que no son legítimas ni están autorizadas (90).

III
Un psicoanalista escribió: “hay problemas que no sólo no se hablan, sino que ni siquiera se piensan”. Este es uno de los efectos de la censura. La imposición de un horizonte desde el cual las ideas no llegan ni siquiera a pasar por la mente. En la actualidad cuesta trabajo reconocer al censor. Su fuerza se ha descentralizado:

Hoy, la censura no procede, necesariamente, de un organismo central o especializado, de una persona (el rey o su ministro), de una comisión constituida oficialmente constituida al efecto. A través de una red diferenciada, incluso contradictoria, la censura que pesa sobre la universidad o que procede de ella (pues la universidad es siempre censurada y censurante), este poder interdictor se encuentra asociado a otras instancias: otras instituciones de investigación y de enseñanza, nacionales o internacionales, el poder editorial, los media, etc. (90) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario