27/6/08

Canción de Otoño, Paul Verlaine.

Me parece que hubo algo de afortunado en que descubriese la poesía de Paul Verlaine. Años más tarde, cuando pude contrastar las versiones en español con los versos en francés, me di cuenta de que sólo había podido apreciar una arista de los poemas. Mi conocimiento del francés es muy rudimentario; pero aún así no es difícil percibir que la poesía de Verlaine es esencialmente rítmica. Y esto es algo que se pierde en las traducciones. ¿Cómo dar en español con la musicalidad de su conocida Chanson d’Automne? Ya en el título mismo aparece esa sonoridad de los versos:

Chanson d’Automne (1886)
Les sanglots longs
De violons
De l’automne
Blessent mon coeur
D’une langueur
Monotone

Tout suffocant
Et blême, quand
Sonne l'heure,
Je me souviens
Des jours anciens
Et je pleure

Et je m'en vais
Au vent mauvais
Qui m'emporte
Deçà, delà,
Pareil à la
Feuille morte.

En mi traducción no hay nada que recuerde la rima del original, aun cuando en español subsista parte del encanto que hay en los versos en francés:

Canción de otoño

Los prolongados sollozos
De los violines
Del otoño
Laceran mi corazón
Con una languidez
Monótona

Sofocado
Y pálido
Cuando suena la hora
Yo recuerdo
Los días pasados
Y lloro

Y me dejo llevar
Por la perniciosa borrasca
Que me mece
De aquí para allá
Como
a una hoja muerta

3 comentarios:

  1. Comparto contigo también esa sensibilidad por Verlaine. Creo que en mí funciona un "dejarse llevar" por lo que se siente en lo mas profundo y sensiblero que tengo. Recuerdo el poema de Il pleut dans mon coeur... que entre otras cosas describe bien, por ejemplo,la tendencia (más adolescente) a sufrir en el corazon sin necesidad de muchas razones dolorosas:
    C'est bien la pire peine
    De ne savoir pourquoi,
    Sans amour et sans haine,
    Mon coeur a tant de peine !

    Saludos, de corazón,
    Verónica

    ResponderEliminar
  2. Gracias. Llueve sobre mi corazon es un poema maravilloso, como muchisimos otros de Verlaine. Es verdad que hoy parece un poco sensiblero y hasta cursi; pero como dices todos llevamos un poco de cursileria dentro de nosotros. Y todavia mas: frecuentemente son esas cursilerias las que mas conmueven y con las que uno se identifica mas plenamente. Muchas gracias otra vez por el afectuoso saludo. Otro tanto de mi parte,
    Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. Lorca escribio algo parecido. No logro recordarlo ahora; pero me parece que es en unos versos que comienzan con:
    Hoy siento en mi corazon un vago temblor de estrellas.

    ResponderEliminar